Don Giovanni

La leyenda de Don Juan, el libertino castigado desde el más allá por sus excesos, constituye uno de los mitos hispanos más internacionales, suscrito por autores tan diversos como Molière, Mozart, Byron, Baudelaire, Kierkegaard o Ingmar Bergman. Don Giovanni, estrenado en Praga en 1787, fue por ello la ópera mozartiana más celebrada durante el siglo del Romanticismo, aunque para ello debiera neutralizarse su carácter buffo. Disfrutado mil y una veces como un simpático fantoche, Don Giovanni no ha dejado de plantear en tiempos recientes nuevas preguntas en torno a su trágico final y a la compleja posición que ocupan realmente sus conquistas femeninas, bien sea como cómplices, víctimas o redentoras. La producción dirigida por Claus Guth estrenada en el Festival de Salzburgo en 2008 profundiza en todas estas cuestiones, ubicando la acción en un oscuro bosque donde la acción dramática fluye como en un sombrío sueño e infligiendo al protagonista una herida con lejanas reminiscencias tristanescas que le emplazará desde el principio de la obra a un cara a cara con la muerte.

Producción de la Staatsoper de Berlín, procedente del Salzburger Festpiele. 


Reparto

Equipo de Trabajo