Die Zauberflöte


Información General


Genero LenguajeAlemánAño de Estreno1791Actos2

Argumento


Tamino, un apuesto príncipe perdido en una tierra lejana, es perseguido por una serpiente y le pide a los dioses que lo salven. Se desmaya y tres damas, asistentes de la Reina de la Noche, aparecen y matan a la serpiente. Encuentran al príncipe inconsciente extremadamente atractivo, y cada uno de ellas intenta convencer a las otras dos para que se vayan. Después de discutir, de mala gana deciden irse juntas. Tamino se despierta, y se sorprende al encontrarse todavía vivo. Papageno llega vestido de ave. Describe su vida como un cazador de aves, quejándose de que no tiene esposa o novia. Tamino se presenta a Papageno, pensando que Papageno mató a la serpiente. Papageno felizmente toma el crédito - alegando que la estranguló con sus propias manos. Las tres damas reaparecen repentinamente y, en lugar de darle Papageno pastel e higos, le dan agua, una piedra y le colocan un candado en la boca como advertencia para que no mienta. Le dan a Tamino un retrato de la hija de la Reina de la Noche, Pamina, de quien Tamino se enamora instantáneamente. Las mujeres relatan a Tamino cómo Pamina ha sido capturada por Sarastro, a quien describen como un demonio poderoso y malvado. Tamino jura rescatar a Pamina. La Reina de la Noche aparece y le promete a Tamino que Pamina será suya si la rescata de Sarastro. La reina se va y las damas sacan el candado de la boca de Papageno con la advertencia de que ya no debe mentir. Le dan a Tamino una flauta mágica que tiene el poder de transformar la tristeza en alegría. Le dicen a Papageno que vaya con Tamino, y le dan campanas mágicas para su protección. Las damas presentan tres espíritus infantiles, quienes guiarán a Tamino y Papageno al templo de Sarastro. Juntos Tamino y Papageno emprenden viaje.
Pamina es arrastrada por los esclavos de Sarastro, aparentemente habiendo tratado de escapar. Monostatos, el negro jefe de los esclavos, ordena que la encadenen y la dejen solo con él. Papageno, enviado por Tamino para ayudar a encontrar a Pamina, entra. Monostatos y Papageno están aterrorizados por la extraña apariencia del otro y ambos huyen. Papageno regresa y le anuncia a Pamina que su madre ha enviado a Tamino para salvarla. Pamina se regocija al saber que Tamino está enamorado de ella. Ofrece simpatía y esperanza a Papageno, quien anhela una esposa. Juntos reflexionan sobre las alegrías y los deberes sagrados del amor conyugal.
Los tres espíritus infantiles llevan a Tamino al templo de Sarastro, prometiendo que si sigue siendo paciente, sabio y firme, logrará rescatar a Pamina. Tamino se acerca a la entrada de la izquierda y las voces desde dentro le niegan el acceso. Lo mismo sucede cuando va a la entrada de la derecha. Pero desde la entrada en el medio, aparece un viejo sacerdote que deja entrar a Tamino. Le dice a Tamino que Sarastro es benevolente, no malvado y que no debe confiar en la Reina de la Noche. Promete que la confusión de Tamino se levantará cuando se acerque al templo con un espíritu de amistad. Tamino toca su flauta mágica. Los animales aparecen y bailan, cautivados, a su música. Tamino escucha que las campanas de Papageno suenan a lo lejos y se apresuran a buscarlo. Papageno y Pamina buscan a Tamino. Son recapturados por Monostatos y sus esclavos. Papageno toca sus campanas mágicas, y Monostatos y sus esclavos comienzan a bailar, y se marchan aún bailando, hipnotizados por la belleza de la música. Papageno y Pamina escuchan el sonido de la comitiva de Sarastro acercándose. Papageno se asusta y le pregunta a Pamina qué deben decir. Ella responde que deben decir la verdad. Sarastro entra, con una multitud de seguidores. Pamina cae a los pies de Sarastro y confiesa que intentó escapar porque Monostatos había intentado abusar de ella. Sarastro la recibe con amabilidad y le asegura que sólo desea su felicidad. Pero se niega a devolverla a su madre, a quien describe como una mujer orgullosa y testaruda, y una mala influencia para quienes la rodean. Pamina, dice, debe ser guiada por un hombre.
Monostatos trae a Tamino. Los dos amantes se ven por primera vez y se abrazan, causando indignación entre los seguidores de Sarastro. Monostatos le dice a Sarastro que atrapó a Papageno y Pamina tratando de escapar, y exige una recompensa. Sarastro, sin embargo, castiga a Monostatos por su comportamiento lujurioso hacia Pamina, y lo despide. Anuncia que Tamino debe someterse a juicios de sabiduría para ser digno esposo de Pamina. Los sacerdotes declaran que la virtud y la justicia santificarán la vida y harán que los mortales sean como dioses. El consejo de sacerdotes de Isis y Osiris, encabezado por Sarastro, entra al sonido de una marcha solemne. Sarastro les dice a los sacerdotes que Tamino está listo para pasar por las pruebas que conducirán a la iluminación. Invoca a los dioses Isis y Osiris, pidiéndoles que protejan a Tamino y Pamina.
Tamino y Papageno son conducidos por dos sacerdotes para el primer juicio. Los dos sacerdotes avisan a Tamino y Papageno de los peligros que se les presentan, les advierten de las artimañas de las mujeres y los juran al silencio. Las tres damas aparecen e intentan asustar a Tamino y Papageno para que hablen. Papageno no puede resistirse a responder, pero Tamino permanece distante, instruyendo airadamente a Papageno para que no escuche las amenazas de las damas y se quede callado. Al ver que Tamino no les habla, las damas se retiran confundidas.
Pamina duerme. Monostatos se acerca y la mira con arrebato. Está a punto de besar a la dormida Pamina, cuando aparece la Reina de la Noche. Monostatos se esconde. En respuesta al interrogatorio de la Reina, Pamina explica que Tamino se está uniendo a la hermandad de Sarastro y que ella también está pensando en acompañarlo. La reina no está contenta. Explica que su esposo era el anterior propietario del templo y en su lecho de muerte le dio la propiedad a Sarastro en lugar de a ella, dejando a la Reina impotente. Le da a Pamina una daga, ordenándole que mate a Sarastro con ella y amenazando con desconocerla si no lo hace y se marcha. Monostatos regresa y trata de forzar el amor de Pamina amenazando con revelar el complot de la Reina, pero Sarastro entra y lo aleja. Pamina le ruega a Sarastro que perdone a su madre y él le asegura que la venganza y la crueldad no tienen lugar en su dominio.
Tamino y Papageno son conducidos por sacerdotes, que les recuerdan que deben permanecer en silencio. Papageno tiene sed. Una anciana entra y le ofrece a Papageno una taza de agua. Él bebe y en broma le pregunta si ella tiene un prometido. Ella responde que tiene y que su nombre es Papageno. Desaparece cuando Papageno pregunta por su nombre, y los tres espíritus infantiles traen comida, la flauta mágica y las campanas, enviadas por Sarastro. Tamino comienza a tocar la flauta, que convoca a Pamina. Ella intenta hablar con él, pero Tamino, obligado por su voto de silencio, no puede responderle, y Pamina comienza a creer que ya no la ama. Pamina se marcha, desesperada. 
Los sacerdotes celebran los éxitos de Tamino hasta el momento y rezan para que tenga éxito y sea digno de su orden. Pamina es traída y Sarastro le ordena a Pamina y Tamino que se despidan mutuamente antes de las pruebas mayores que se avecinan.
Los sacerdotes conceden a Papageno la solicitud de una copa de vino y él expresa su deseo de tener una esposa. La anciana reaparece y le advierte que a menos que él prometa casarse de inmediato, será encarcelado para siempre. Cuando Papageno promete amarla fielmente, se transforma en la joven y bonita Papagena. Papageno se apresura a abrazarla, pero los sacerdotes lo hacen retroceder, diciéndole que todavía no es digno de ella.
Los tres espíritus infantiles saludan el alba. Observan a Pamina, que está pensando en suicidarse porque cree que Tamino la ha abandonado. Los espíritus infantiles la detienen y le aseguran el amor de Tamino.
Dos hombres con armadura lideran en Tamino. Recitan uno de los credos formales de Isis y Osiris, prometiendo la iluminación para aquellos que superan con éxito el miedo a la muerte. Tamino declara que está listo para ser probado. Pamina lo llama. Los hombres con armadura le aseguran que el juicio por el silencio ha terminado y que él es libre de hablar con ella. Pamina entra y declara su intención de someterse a las pruebas restantes con él. Le entrega la flauta mágica para ayudarlos a través de las pruebas. Protegidos por la música de la flauta mágica, pasan ilesos a través de cámaras de fuego y agua. Los sacerdotes saludan su triunfo e invitan a la pareja a entrar en el templo.
Papageno se desespera por haber perdido a Papagena y decide ahorcarse. Los tres espíritus infantiles aparecen y lo detienen. Le aconsejan que toque sus campanas mágicas para convocar a Papagena. Ella aparece y, unida, la feliz pareja tartamudea con asombro y hace sonidos de cortejo parecidos a pájaros. Planean su futuro y sueñan con los muchos hijos que tendrán juntos.
El traidor Monostatos aparece con la Reina de la Noche y sus tres damas. Planean destruir el templo y la reina confirma que ha prometido su hija Pamina a Monostatos. Pero antes de que los conspiradores puedan entrar al templo, son arrojados mágicamente a la noche eterna.
Sarastro anuncia el triunfo del sol sobre la noche, y saluda el comienzo de una nueva era de sabiduría y hermandad.


Roles


TaminoTenor

Joven Príncipe
PapagenoBajo-Barítono

Cazador de Pájaros
PaminaSoprano

Hija de la Reina
Königin der NachtSoprano

Reina de la Noche
SarastroBajo

Gran Sacerdote
Erste DameSoprano

Dama de la Reina
Zweite DameSoprano

Dama de la Reina
Dritte DameContralto

Dama de la Reina
MonostatosTenor

Carcelero de Pamina
Drei KnabenNiño

Tres niños
SprecherBajo

Orador
PapagenaSoprano

Destinada a Papageno
Drei PriesterTenorBajoHablado

Tres Sacerdotes
Zwei GeharnischternTenorBajo

Dos Escuderos



Fuentes